Cuando fuimos dos

¿Cuánto duran los amores eternos?

Con Felipe Andrés y David Tortosa

Dirección: Quino Falero

Sinopsis

Cuando fuimos dos nos presenta con sensibilidad e ironía el conflicto de una pareja en la que sus miembros, César y Eloy, se enfrentan a una difícil decisión: romper definitivamente o intentarlo de nuevo.

La obra propone al público un intenso debate sobre muchos de los tópicos y tabúes que asociamos a la vida en pareja como la sinceridad, la infidelidad o la dependencia y se invita a los espectadores a que se conviertan en privilegiados voyeurs de una historia donde el amor, el deseo y el sexo son los motores que mueven a sus dos protagonistas.

En Cuando fuimos dos no hay buenos ni malos, solo dos personajes cercanos y muy reconocibles que buscan el modo de salvar una historia que ninguno quiere dejar morir.

Un combate dialéctico, emocional, con sentido del humor donde, como en toda relación de pareja, la verdad absoluta no existe.

Eloy y César comienzan como tantas otras parejas: en la cama. Sin embargo, su atracción sexual acaba convirtiéndose en algo más. Quizá porque a César le fascina el mundo intelectual de Eloy. O porque a Eloy le resulta magnético el imán sexual de César. Sin embargo, las diferencias que en un principio los acercan, acabarán distanciándolos.

Una historia cotidiana que se construye a partir de los recuerdos desordenados y, por supuesto, manipulados- de sus protagonistas. ¿O es que alguien es capaz de recordar una historia de pareja de forma serena y organizada? Las escenas se suceden como los fogonazos de una pasión que se empeña en dejar de ser y que, quizá, nunca lo fue del todo. O quizá sí. Quizá lo fue tanto que no tenía más opción que la de terminar desvaneciéndose.

Se convierte en la primera obra que, apostando por la igualdad y abordando las relaciones homosexuales con total y absoluta naturalidad, se sitúa en primera línea de la cartelera madrileña.

► Tráiler

► Galería

La crítica ha dicho de Cuando fuimos dos

“El montaje, con texto de Fernando J. López (finalista Premio Nadal por La edad de la ira),  propone al público un intenso debate sobre muchos de los tópicos y tabúes que asociamos a la vida en pareja como la sinceridad, la infidelidad o la dependencia” El País
“En los retratos de ambos personajes hay apuntes de una observación aguda de nuestro presente. (…) La obra muestra la seducción, los vaivenes de la convivencia y la ruptura entre un novelista y un dependiente de comercio, a través de recursos curiosos. Alternando presente y pasado, los intérpretes pasan con agilidad de la narración a la acción, entregando dos versiones de los hechos” La Guía del Ocio
“Se ha ganado por derecho propio el título de espectáculo revelación, un pequeño fenómeno que ha saltado del circuito alternativo al teatro comercial.” Shangay
“La obra gay del año sigue arrasando en Madrid.” Chueca.com
“Una de las mejores obras del panorama teatral madrileño actual, siendo graciosa y emotiva al mismo tiempo.” Superocio
“Una estupenda comedia, con mucho humor, con diálogo fluido y directo que los actores colocan a la perfección.” Madridiario
“En Cuando fuimos dos no hay buenos ni malos, solo dos personajes cercanos y muy reconocibles que buscan el modo de salvar una historia que ninguno quiere dejar morir. Un combate dialéctico y emocional donde, como en toda relación de pareja, la verdad absoluta no existe.” Mi butaquita
Cuando fuimos dos se está convirtiendo en un texto emblemático en la normalización de las relaciones homosexuales” Tarántula
“Uno de los fenómenos teatrales de la temporada en Madrid” LittleBit Magazine

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR